24 abril 2006

MURIÓ LA PERSONA QUE IMPEDÍA TU CRECIMIENTO

 Un día, cuando los empleados llegaron a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito: "Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de Usted en esta >empresa. Está invitado al velorio en el área de deportes".
Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus > compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo el crecimiento de sus >compañeros y la empresa. La agitación en el área deportiva era tan grande que fue necesario llamar a los de seguridad para organizar la fila en el velorio.
Conforme las personas iban acercándose al ataúd, la excitación aumentaba: ¿Quién será que estaba impidiendo mi progreso? ¡Qué bueno que el infeliz murió!!
 Uno a uno, los empleados agitados se aproximaban al ataúd, miraban al difunto y tragaban seco. Se quedaban unos minutos en el más absoluto silencio, como si les hubieran tocado lo más profundo del alma.
Pues bien, en el fondo del ataúd había un espejo, ...cada uno se veía a sí mismo.... Solo existe una persona capaz de limitar tu crecimiento: ¡TU MISMO!
Tú eres la única persona que puede hacer una revolución en tu vida. Tu eres la única persona que puede perjudicar tu vida, y tu eres la única persona que se puede ayudar a sí mismo.

TU VIDA NO CAMBIA CUANDO CAMBIA TU JEFE, CUANDO TU EMPRESA CAMBIA, CUANDO TUS PADRES CAMBIAN, CUANDO TU PAREJA CAMBIA. TU VIDA CAMBIA. CUANDO TU CAMBIES, ERES EL ÚNICO RESPONSABLE POR ELLA.

"Los tristes piensan que el viento gime, los alegres piensan que canta".  "El mundo es como un espejo que devuelve a cada persona el reflejo de sus
propios pensamientos. La manera como tu encaras la vida es lo que hace la diferencia".

SOLO DIOS NOS AYUDA A CAMBIAR, CUANDO NOSOTROS QUEREMOS CAMBIAR... Y SOLO EL PUEDE CAMBIAR LO QUE NOSOTROS NO PODEMOS AUNQUE QUERAMOS.
N.L.F.

20 abril 2006

LA COSA DE SER EXTRANJERO EN ESPAÑA Y EUROPA

Cada vez que menciono que soy colombiano, los ojos de los presentes, se soplan como los de sapo, mientras me miran con sospecha. Cuando llego a un aeropuerto, el pasaporte me delata que soy colombiano, entonces me revisan una y otra vez mis maletas, me decomisan los encargos de la abuela, me preguntan por la caída de los narcos, quieren saber si van a extraditar a los Orejuela, y aún se atreven a preguntarme por "el patrón", como si se les hubiese olvidado que van a hacer varios años que le dieron de baja en un tejado de Medellín.

También me preguntan si es verdad que en los solares de las casas hay sembrados de amapola y marihuana, todos se dirigen con preguntas relacionadas con la droga, hasta suponen que soy consumidor. Para ellos colombiano es sinónimo de droga. Recién llegado a éste país (USA... porque es el que usa la droga), me daba mucha rabia, pero ahora, antes de enojarme pienso a los problemas que tiene el país de donde viene el ofensor... de tal manera que si son Estadounidenses, no les pregunto por el famoso alcalde de Washington, Marion Barry, arrestado por el FBI mientras se tupía la nariz, ni por el coronel Oliver North- el de los canjes de cocaína por armas para los contras nicaragüenses naturalmente, con el consentimiento del pacífico presidente Ronald Reagan; si son Brasileños, no les hablo del SIDA que abunda en su país; si son de Argentina, Che! ni loco yo pienso en comentar los rollos de Carlitos Menem, y ni menos los del vicioso de Maradona (y otros futbolistas más), su confesión de drogadicto empedernido, y sus fenomenales despedidas. Chico!; si son cubanos, prefiero evadir el eterno, agobiante y trillado tema Castro: Los de acá dicen que es un tirano y los de allá aseguran que es un bacano!; Si son los vecinos mexicanos ni modo de platicarles del ex-presidente Carlos Asaltinas de Gastari y su ejemplar familia, disfrutando hoy de su bien tumbada fortuna; si de Panamá son oriundos no les amargo el rato recordándoles las payasadas del General Noriega, hoy tras las rejas; si son Alemanes, mucho me cuido de no mencionarles al bárbaro Hitler y sus despiadados holocaustos. Bueno como ven, así podría citar al resto del mundo, porque como reza el dicho popular: En todas partes se cuecen habas. Jesús diría: Quien esté libre de culpa, que arroje la primera piedra. Además cada país vive su propia angustia.

Cada país tiene su propia historia y no por ello, sus ciudadanos tienen que arrastrar con esas cadenas: con las secuelas de su escoria. Por esta razón cuando se refieren despectivamente a Colombia por aquello del "narcotráfico", comienzo a hablarles de los 35 millones de sus habitantes honrados y echados para adelante, que soñamos con tener una patria libre y soberana. De los grandes y famosos les menciono nuestro premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez, les hablo también de los maestros Degreiff, Caballero, Obregón, Negret, Gordillo, Morales, Ramírez, Grau, de Fernando Botero y sus gorditas que engalanan museos Europeos o que cotiza sofisticadas mansiones de ricos y famosos, de Jaime García el genio que le gana en velocidad con los cálculos matemáticos a los computadores y tiene varios Guinnes Récords y claro, no olvido a la talentosa Shakira, que ha hecho con 2 discos lo que cientos de grupos mejicanos no han podido hacer en años: sacar la cara por el rock en español.

Y así como ellos muchos otros que se han destacado a nivel mundial, a tantos deportistas: ciclistas, futbolistas, patinadores, Juan Pablo Montoya, fenómeno en estos momentos en el campo del automovilismo, y tantos otros Cuando aun no he terminado de enumerarles las cosas buenas que tiene ese país maravilloso, no solo por sus riquezas naturales, sino por la calidad humana de sus gentes, mis nerviosos interlocutores extranjeros se van tranquilizando y hasta les da por invitarme a sus casas, claro esta, ya sin observarme como bicho raro.

Si después de todo, persiste la duda y el recelo contra la palabra Colombiano, les hago hincapié en cosas más sencillas como estas: v Que en Colombia crece la fauna y flora más exótica del mundo entero. v Que corren ríos de aguas cristalinas surcando tres cordilleras. v Que las frutas huelen y saben a frutas, los pollos a pollo, la leche a leche, y la carne a carne y que las tenemos frescas todo el año. v Les aseguro que si alguien abre un hueco, lo más probable es que halle una esmeralda, una veta de oro, un pozo petróleo; e inclusive una vasija de barro repleta de joyas, enterrada por los primeros colombianos, 500 o 600 años atrás.

Hay quienes suponen que exagero cuando afirmo que en Colombia existen más mujeres hermosas, por kilometro cuadrado, que en el resto del planeta; que los Colombianos contamos con el sistema democrático más antiguo del continente Americano; que los campesinos silvan y cantan alegres mientras llenan sus canastas de pepitas rojas, las mismas que en USA las llaman "Colombian Coffee". Les cuesta creer que los compositores y los poetas se dan silvestres como el Maracuyá'; que el aire esta preñado de bellos ritmos que engendran igualmente Cumbias, como porros, vallenatos, Bambucos y Torbellinos. O si no, que le pregunten a Carlos Vives! Entonces después de oír tantas cosas bonitas juntas, se olvidan de los narcotraficantes y su terrorismo; de los paramilitares y sus matanzas, de los secuestradores y su fascismo, de la guerrilla, de la corrupción, se dan cuenta de que lo que muestran en la televisión y en los periódicos son imágenes de ese pedacito malo de Colombia. Muy rápido caen en cuenta que el 99% de su gente es pulcra, honrada, que todavía hay estudiosos Patarroyos, Llinases, Buendías, Garcías; que todavía hay galanes caballeros que dan serenatas y envían flores a sus enamoradas. En ese momento reconocen que todo lo malo que esta transcurriendo en la bella Colombia es solo pasajero!

Por eso compatriota, Cada día debemos estar más orgullosos de nuestra tierra, de nuestra herencia, pero sobre todo, del mejor regalo de nuestras vidas: Haber nacido en Colombia. Te sientes mejor después de leer a éste chibchombiano alborotao ?.... que lindo saber que hay gente que mantiene viva la fe y el amor por su país y no deja que nada ni nadie opaque el orgullo que se siente por ser Colombiano. Repartamos éste mensaje de fuerza y esperanza, para que la gente se dé cuenta de que no todo es malo, para que el mismo Colombiano pueda concentrarse en las cosas lindas de nuestro país y se sientan orgullosos, como nosotros, de hacer parte de él, de tener el privilegio de haber nacido allí

14 abril 2006

¿Qué es lo que más se extraña de Colombia?

Lógicamente, lo primero que se extraña es la familia. Los latinoamericanos nos distinguimos por ser muy apegados a la familia (de allí el famoso cuento del “Hotel Mamá”), así que ciertamente que no concibo un sudaca que diga que no extraña a su familia. Más en mi caso, que cuento con una familia tan extensa, tan diversa y tan entrañable. Así que, itero, lógicamente que lo primero que se añora es la familia, con todo lo que eso conlleva.

Lo segundo… los amigos y la gente especial: no es lo mismo el saber que a la vuelta de la esquina o a pocos kilómetros puede uno encontrarse con quien quiera, para compartir buenos momentos. Así que, ahora, en tan lejana tierra, la certeza de saber que solo con el correr del tiempo y el cruzar de un océano podrá uno volver a ver las caras conocidas de siempre, lo que no deja de causar añoranza. Con todo, esto se morigera por la gente que día a día uno va conociendo, que no dejo de decir que es maravillosa.

Pero bueno, lo anterior es lógico: uno extraña lo que quiere, aunque eso es un lugar común, pero lo que de verdad quiero dejar patente es esa quintaesencia que tiene Colombia que me hace extrañarla… ese ingrediente poderoso y misterioso que, cuando estás lejos, te hace sentir que como ese pedacito del cielo no hay nada en este mundo. ¿Qué decir? ¿Cómo comenzar a decirlo? Permítanme que me atreva…

El entorno y la nacionalidad corren por las venas de su gente. Y sí, obviamente, el colombiano es diametralmente distinto en su proceder al español. Y no es que esté denostando del español ni mucho menos (que a fe cierta son gente maravillosa, lo compruebo día tras día), pero no dejan de evocar reminiscencias las mil y una aventuras de la gente colombiana. Caminar por una calle en Madrid no es lo mismo que caminar por una calle colombiana: ya sé que dirán los más truculentos que tengo razón, porque en Colombia te robarían la billetera y aquí no, pero no me refiero a eso. Me refiero a que, precisamente por el “trote” en que se vive en estas ciudades, ya la gente ni se saluda ni se entiende ni se relaciona ni nada por el estilo. Ir al Metro de Madrid es una invitación a recordar lo autómatas que podemos ser los seres humanos: todo se convierte en interminables filas de hormigas en pos de un vagón, en el que nuevamente se agrupan las hordas humanas para trasladarse de un sitio a otro, en un proceso en el que nadie le habla a nadie, en el que solamente se le dirige la palabra al congénere para preguntarle si en la próxima estación va a salir o no. Otro tanto sucede en los autobuses…

En Colombia, en cambio, la realidad es otra: vas por la calle y saludas a media ciudad, porque tú los conoces y ellos te conocen a ti. No faltará el día en que, al ir por cualquier callejuela, te encuentres a alguien conocido, o simplemente le sonrías a alguien agradable. El calor latinoamericano se siente, la cordialidad brota… son muchas cosas indescriptibles, pero que calan mucho en el sentir de las personas.

Otra cosa es la vida en las calles: en Colombia ves que la gente se bebe sus cervezas en las aceras, con música caliente y tropical en los andenes, saludando al vecino, invitando al desconocido, susurrándole a las mujeres bellas que por montones caminan por nuestro suelo. Aquí, cual ya lo he dicho, es muy distinto, obviamente movidos por la costumbre y por el clima: ya quisiera ver en un invierno boreal a cualquiera intentado beber en la calle… el español es más dado a los bares, donde se puede beber sus cervezas con los amigos al salir de “currar”, cervezas que casi nunca se beben en exceso, porque ese bendita leche materna de la Humanidad aquí se prueba con mesura, a contrario sensu del caso colombiano, donde el mérito está en quién se “baja” más cervezas (para los que no lo sepan, algún poblado de Boyacá ostenta el récord mundial de consumo de cerveza, por encima de los checos).

Desde luego, y de bulto resulta señalarlo, aspecto diametral es el hablar: el acento colombiano, ese cadencioso, rítmico, pausado y fino acento contrasta de lado a lado con la cuidadosa pronunciación de nuestra lengua en boca de los españoles (bien sabemos que los latinos no pronunciamos bien ni la c ni la z). Se llega al extremo de reconocer el acento colombiano a la legua… con solo oír tres palabras llega uno a señalar sin asomo de duda no solo el país del que se proviene sino el sitio en Colombia de donde procede el hablante. Ese acento, con el que se lidiaba en Colombia todos los días, ya no se oye, se torna raro, y ahora tú, que te camuflabas en el acento de tus coterráneos, pasas a ser el del hablar extraño, el del acento cantado y jocoso. Qué cambio más radical… pero bueno, eso es una parte muy importante de la experiencia.

Concatenado con lo anterior, tenemos lo del vocabulario: una cosa es que a uno no se le “peguen” ciertas expresiones, pero otra es tener que adoptarlas a efectos de hacerse entender, y ni qué decir de la proscripción de muchos términos con el fin de evitar malentendidos (como acontece con la mal llamada consorte del pollo). Por tanto, ahora mi carro es un coche y mi computador es un ordenador, solo para citar dos cercanos y cotidianos ejemplos. Eso también lo extraño. Al principio (y aún de cuando en cuando) debes hacer el doble ejercicio de pensar en lo que vas a decir y pasarlo del colombianés a una versión que sea entendible. Eso sí: hablas con un colombiano, y de inmediato todos esos términos olvidados brotan por las bocas de los hablantes y, por un momento, se tiene la sensación de estar en la patria… la que se desvanece cuando vas a pedir que te regalen algo al bar (a propósito, ¿a qué colombiano no le ha pasado el chasco de pedir que le regalen algo?).

Cosa muy notoria y no menos importante es el paisaje: en las ciudades colombianas más grandes, de ordinario se otea en el horizonte alguna montaña, por más pequeña que esta sea. Ello ocurre en Bogotá con los cerros orientales, en Cali con las Tres Cruces, en Medellín con el Nutibara, y en Bucaramanga con sus incontables montañas circundantes… pero en Madrid no se ve nada de eso. El paisaje es plano, solo circundado por edificios y múltiples complejos habitacionales. Aunque esto último tiene su dosis de belleza, al colombiano siempre le hará falta la montaña que le recuerde que sus antepasados fueron andariegos que se tragaron la montaña, y que a fuerza de golpes de hacha y de arduo trabajo, echaron los cimientos de las urbes que hoy allí existen.

Podría citar in extenso múltiples lugares comunes de los que extraña cualquier emigrante, tales como la comida, la belleza de las mujeres, el clima, la cerveza, las noticias, las discotecas y los bares, los periódicos y revistas, y tantas otras… que sí, se extrañan, pero que, mal que bien (y como lo dejé tangencialmente dicho), se pueden conseguir en otra tierra. Lo cierto es que, ahora que llego a este punto, creo que no he podido condensar en la forma que quisiera ese elemento mágico y misterioso que te hace pensar todos los días en lo afortunado que has sido con haber sido colmado con la gracia de haber nacido, vivido y crecido en Colombia. Ese elemento mágico, indescriptible, es el que me brota hoy del corazón para decir que mi país, con todo y sus miles de vicisitudes y problemas, es uno de los mejores sitios para vivir. El hacerlo el mejor del mundo queda en nuestras manos.

Wilson castro

Algunas de las cosas que me gustan de España

Lo primero que le reconozco a España es una profunda admiración por el sistema que hoy impera en este país. Es acojonante, como dirían ellos, observar un país que, en tan poco tiempo (no nos digamos mentiras, 30 años es muy poco) tenga una democracia tan profunda y respetada como la que actualmente existe. El sistema de partidos, la participación ciudadana, la movilización ciudadana, todo ello, es sencillamente envidiable. Me causa admiración extrema el ver en el Congreso de los Diputados los debates que se dan. Muchos de ellos pasan por verdaderos temas académicos y de alta política, y no por menudeos sobre contratos y esas cosas. A mí eso me ha encantado, y es una de las cosas que más rescato de esta experiencia: el vivir en un sistema democrático como este, donde a la Izquierda y a la Derecha se les llama por el nombre, sin miedo, sin más, sin tener que arroparse en eufemismos.

Lo otro es la belleza de sus villas y sus ciudades. Madrid es una ciudad preciosa y altamente organizada (salvo por algunas obras públicas), y qué decir de Valencia, que me encantó, por no hablarles de Toledo, San Lorenzo del Escorial, Alcalá de Henares, y Segovia. Y eso que me falta mucho por conocer (eso sí, he prometido que, antes de irme, he de pisar Euskal Herria y Catalunya). Lo poco que he conocido me ha enamorado. Lástima no tener tiempo (ni €) para conocer más, pero hasta ahora me doy por bien servido con lo que he visto.


No puedo pasar en este recuento sin hacer mención de la rica gastronomía de este país. Cualquier gourmet se paladearía (y de hecho, lo hacen) al venir aquí. La variedad de carnes frías, de embutidos, de pescados, y de sinfín de delicias que en esta tierra se preparan, es maravillosa. Darse el lujo de ir a un bar y pedir una cerveza, la cual necesariamente es acompañada por una generosa tapa, es una invitación a descubrir siempre algo nuevo. Y que no se quede atrás esa gran muestra de la generosidad ibérica que son las tapas. Madre mía, ¡que espectáculo! Sin denigrar de mi tierra, en Colombia pides una cerveza, y siéntete afortunado si, al menos, te dan crispetas. Aquí, no: la regla general es que siempre te pongan algo para acompañarla, tanto así que está mal visto el hecho de que no te den nada (hay quien dice que existe el derecho de pedir la tapa si no la ofrecen).


De otro lado, la gente se lleva capítulo aparte. Sé que en muchos sitios de América el español tiene ganada la fama de persona hosca y agresiva. Pero yo, que soy santandereano, entiendo perfectamente el punto: precisamente, por la forma de hablar y por el desparpajo con el que lo hacen, es que se transmite esa impresión. Pero no hay tal. En el fondo, y luego de dejar de lado esa atmósfera que proporciona su expresión, son gente espectacular. Y lo puedo decir por igual de madrileños, de vascos, de catalanes, de riojanos, de asturianos, de extremeños, de canarios, de valencianos, de andaluces, de cántabros, de navarros, de murcianos, de castellano-manchegos, de castellano-leoneses, o de gallegos (que es con la gente con la que he podido tratar, lo que no quiere decir que los de Aragón o Baleares no tengan porqué dejar de ser gente igualmente buena). Agreguémosle a ello que el humor español, incomprensible a veces para nosotros, sí resulta bastante cómico una vez que se entra en el contexto. ¡Vaya humor negro! He pasado horas de incesante risa charlando con ellos…



Y me falta decirles que son gente generosa, amable, receptiva, y que ofrecen una grata amistad. Es quizá una de los más grandes tesoros que me llevaré a Colombia al regresar: saber que me llevo la amistad de muchas personas de esta tierra, cosa que me halaga y me da mucha alegría. Pero bueno, las melancolías para después.



Pero siguiendo con las cosas, el otro punto es el idioma. Sí, ya sé, en España, eso creemos en América la mayoría, se habla español. Craso error: la lengua oficial es el castellano, y las demás son oficiales, así mismo, en sus comunidades autónomas respectivas. Es maravilloso ver como en un mismo país (cosa que no sé si se repita en algún otro en una forma tan marcada, quizá en Bélgica o en Suiza) pueden convivir tantas lenguas juntas. No en vano, en España se habla euskera (o vasco), català (catalán), valencià (valenciano, que se parece mucho al catalán –o al contrario, como quieran-) y galego (gallego), para no hablar de los dialectos que se manejan en Asturias (bable), Aragón (fabla), Baleares, Canarias, Andalucía, Murcia, Extremadura, y los demás que se me puedan escapar. Sé que cada país cuenta con sus acentos y dialectos (en Colombia tenemos muchos, como el parlache, o el mismo costeño), pero la diferenciación entre ellos en España es de verdad enriquecedora. Es maravilloso ver a un vasco cambiar en menos de un segundo el hablar, pasando del castellano al euskera, o a un valenciano hacer lo propio. Dan ganas de aprender todos esos idiomas, pero el poco tiempo disponible solo permite hacer pinitos.


Otra cosa, muy llamativa para cualquier hombre (y para algunas mujeres) es el fútbol: nadie podrá negar que la LFP tiene un nivel altísimo y que, además, mueve multitudes. La siguen en todo el mundo, y el estar aquí lo lleva a uno, quiérase o no, a envolverse en sus enredos y a tomar partido por uno cualquiera de sus equipos. Por motivos naturales, le hago barra al Atleti (donde juega Amaranto), y, por admiración, al Barça. Lo que no quiere decir que no siga de cerca al Real Madrid o al Valencia. Claro está, la forma en que los españoles viven el fútbol no es tan eufórica como la nuestra y ni de lejos se parece a la de los argentinos, pero la Liga mitiga ese problema. Los partidos son muy buenos, y lo mejor es que, sin importar el nivel, siempre puede ocurrir un milagro.


La idea no es posar por provinciano deslumbrado. De hecho, sí que conozco casos de amigos o de conocidos que se han deslumbrado por muchas de las cosas que han visto aquí. Simplemente quiero hacer un elogio de lo que me ha gustado de esta tierra. Seguro estoy de que si un español visitase mi tierra, diría tantas o muchas más bellezas de las que llevo anotando. Y seguramente que me faltarán muchas más, no lo dudo, y en ello soy insistente. Cada día descubro algo que me gusta más de España, cosas que, irremediablemente, harán que a futuro mi camino esté ligado, de una u otra forma, a este país. Espero que mi partida de aquí solo sea una de tantas, porque aspiro a volver muchas veces más, bien sea en plan de visitar amigos, o en plan de vacaciones, o en cualquier otro plan que Dios me tenga reservado.

Básteme decir, a manera de colofón, y así me gane el regaño de muchos de mis compatriotas, que conociendo a España, me han cobrado valía las palabras del prócer Camilo Torres en su Memorial de Agravios en 1809, cuando dijo:

“Tan españoles somos como los descendientes de don Pelayo, y tan acreedores por esta razón a las distinciones, privilegios y prerrogativas del resto de la nación, como los que, salidos de las montañas, expelieron a los moros y poblaron sucesivamente la Península; con esta diferencia, si hay alguna: que nuestros padres, como se ha dicho, por medio de indecibles trabajos y fatigas descubrieron, conquistaron y poblaron para España este Nuevo Mundo”.

Como Torres, me siento hijo de España, porque soy Colombiano, pues no podemos dejar de lado que gran parte de nuestra herencia proviene de esta tierra. Sí, lo sabemos, se nos llevaron el oro, pero nos dejaron cosas muchas más valiosas que las que nos quitaron. Cosas que nos quitará nadie, y que me hacen sentir orgulloso de cada cosa que me gusta de esta tierra.

El rincón de Wilson Castro

10 abril 2006

MAS CHISTES PARA LLORAR

Cuál es el Club Social más pequeño?
La vagina, porque sólo cabe un miembro y parado...

-¡Mamá, mamá! una nena de 8 años ¿puede quedar embarazada?
-No mi amor... ¿por qué?
-UUUF! FFFFF!.. menos mal.

-¡Mamá, mamá! ...¿por qué papá tiene tan poco pelo?
-Es que papá es muy inteligente y siempre está pensando
- Y entonces, ¿por qué tú tienes tanto?
-¡Cállate y cómete la sopa!

-¡Mamá, mamá! ... ¿por qué la novia va vestida de blanco?
-Es porque es el día más feliz de su vida...
-Ahhh, entonces ya sé por qué el novio va vestido de negro...

-¡Mamá, mamá!... ¿por qué mi papi corre en zig-zag?
-¡Cállate y pásame! más balas!

-¡Mamá, mamá! ... en el colegio me dicen transformista
-¿Y tú qué haces, hijo?
-¡Les pego con la cartera!

-¡Mamá, mamá!... llegó el lechero, ¿tienesdinero para pagarle o tengo que ir a jugar afuera?

Un hombre en el entierro de su suegra. Después de echar tierra sobre el ataúd, él dice:
-¡Querida suegra! Usted ha sido como una madre para mí...
En este momento un pájaro, sobrevolando el cementerio, le caga en la cabeza.
El hombre levanta la cabeza hacia el cielo y dice:
-Ahhh, ¿ya llegaste al cielo vieja de mierda? .

Un calvo y le dice a un jorobado:
-¿Qué llevas en la mochila?
Y le responde el jorobado:
- Tu peine, ¡desgraciado!

-¡Mamá, mamá!, ¿cómo es que eres blanca, mi papá es negro y yo soy de piel amarilla?
- Ay, hijito, si supieras la fiesta que hubo ese día, deberías alegrarte de no ladrar

- ¿Por qué los pingüinos no se pueden domesticar?
- Porque un pájaro parado no entiende de razones.

¿Qué le dijo la vagina al pene?
"¿Qué haces ahí parado? ¡Entra!"

-Mamá, ¿por qué cada vez que vas al cementerio orinas sobre la tumba de papá?
- Hijo, cada uno lo llora por donde más lo siente.

"El lesbianismo es producido por una encima" ... sí, por una encima de la otra.

- ¿Qué le dijo la vagina al dedo? - "¡No te hagas el pija!"

La primera vez que la mujer hace el amor es para ella como el dolor de muelas... Le duele, pero no quiere que se la saquen.

¿En qué se parecen los carteros y los huevos? "En que golpean, pero
nunca entran."

El amor es como un lazo.... Por más vueltas que le des, siempre termina en la argolla.

¿Cómo hace un sordo para levantarse una novia?
-! Le dice: "Querida, abre las piernitas, que te leo los labios".

¿A qué huele el pito de Popeye? "
A aceite de Olivia."

La mujer es el conjunto de curvas capaz de poner recta la única curva que tiene el hombre.

¿Por qué el pene es el mejor alimento?
"Porque tiene carne, huevos, leche y olor a pescado."

¿Cuál es la diferencia entre " lástima" y "lastima"?
"El tamaño."

"Errar es humano", dijo el pato y se bajó de la gallina.

"Perdonar es divino", dijo la gallina y salió corriendo detrás del pato.

REFRANERO IMPOPULAR

Todo tiempo pasado ... fue anterior.

Tener la conciencia limpia es síntoma de mala memoria.

Pez que lucha contra la corriente, muere electrocutado.

Los honestos son inadaptados sociales.

El que nace pobre y feo, tiene grandes posibilidades de que al crecer ... se le desarrollen ambas condiciones.

Si la montaña viene hacia ti ... ?¡¡¡ Corre !!! Es un derrumbe.

Lo importante no es ganar, sino hacer perder al otro.

No soy un completo inútil ... Por lo menos sirvo de mal ejemplo.

Si no eres parte de la solución ... eres parte del problema.

Una mujer me arrastró a la bebida ... Y nunca tuve la cortesía de darle las gracias.

Errar es humano ... pero echarle la culpa a otro, es más humano todavía.

Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe.

Yo no sufro de locura ... la disfruto a cada minuto.

Es bueno dejar el trago, lo malo es no acordarse donde.

La inteligencia me persigue, pero yo soy más rápido.

La verdad absoluta no existe ...y esto es absolutamente cierto.

Hay un mundo mejor, pero es carísimo.

La mujer que no tiene suerte con los hombres ... no sabe la suerte que tiene.

La pereza es la madre de todos los vicios y como madre ... hay que respetarla.

Si un pajarito te dice algo ... debes estar loco pues los pájaros no hablan.

No te tomes la vida en serio, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella.

Felices los que nada esperan, porque nunca serán defraudados.

Lo triste no es ir al cementerio, sino quedarse.

Hay dos palabras que te abrirán muchas puertas: “ Tire y Empuje ".

¿ Para que tomar y manejar si puedes fumar y volar ?

Cambiarán bandera de Colombia por condón

El Gobierno Nacional anunció hoy que va a reemplazar la bandera nacional por un condón, porque este representa mas claramente la acción y gestión del gobierno de Alvaro Uribe,ya que un condón resiste la inflación, detiene la producción, destruye a la próxima generación y le da a la gente una sensación de seguridad mientras lo están clavando.

06 abril 2006

TETOLOGIA, PENOLOGIA E INOCENCIA

TETOLOGIA   

Un niño le pregunta a su padre: - Papi, ?cuantos tipos de tetas hay?. 

El padre, sorprendido, le responde:

- Mira hijo, todas las mujeres en su vida tienen 3 tipos de tetas:

- Antes de los 20 las tienen como limones; duras y puntiagudas.

Hasta los 40 las tienen como peras, bonitas pero un poco caidas.

Y a partir de los 40 las tienen como las cebollas.

-¿Cebollas, papi?

- Si mijo, las ves y ???lloras...!!! 

 
PENOLOGIA   


Una niña le pregunta a su madre:

- Mami, ¿cuantos tipos de penes hay?

La madre, sorprendida, le responde:

- Mira hija, los hombres durante su vida pasan por 3 fases:

antes de los 29 son como el arbusto del jardin, duros y bien
dispuestos; hasta los 49 son como el roble, fuertes y confiables; y a partir de los 50 son como los arbolitos de Navidad.

- ¿Arbolitos de navidad?

- Si, mi amor, ???con las bolitas de adorno y el palo seco...!!!


INOCENCIA INFANTIL   

- Papa, ¿por que te casaste con mama?


- Tu tampoco te lo explicas, ?verdad hijo? 
 

JAIMITO...  


- Gracias tio, por tu regalo.

- Con mucho gusto Jaimito, pero no vale la pena.

- Es lo que yo decia; pero mama me dijo que te diera las gracias de todas maneras.

¡CASUALIDAD!   


- Papa, ¿que es la telepatia?


- Pues, cuando dos personas piensan la misma cosa a la vez.

-¿Como tu y mama?

- No, hijo, eso seria casualidad. 

 
JAIMITO   



- Mama, ¿por que papa tiene tan poco pelo?


- Es que papa es muy inteligente y siempre esta pensando.

- Y entonces, ¿tu por que tienes tanto pelo?

- ¡Mejor callate y comete la sopa! 


 
GAYS 

- Mama, en el colegio hay un chico que me dice MARIQUITA!!

- Bueno mijo y ¿por que no le pegas?

-¡Es que es taaaaaan bello!  
 
ASPIRINA EN POLVO    


El marido sale del bano desnudo y empieza a meterse a la cama, listo para echarse encima de su mujer, cuando esta se queja  diciendole como siempre:

- Tengo dolor de cabeza

- Perfecto, responde el marido. Casualmente estaba en el baño espolvoreandome el pene con aspirina. La puedes tomar oral o como supositorio, ?tu eliges!. 
 
EL POLLITO   


Un turista regresa a su casa en un avion con un pollito que le habian regalado de recuerdo. Alli
la azafata le explica que no pueden llevar animales, asi que el viajero sale, se esconde el pollito en los calzoncillos, vuelve a entrar al avion, se sienta al lado de una monjita y se echa a dormir.

Mas tarde, el pollito saca la cabecita por entre la bragueta del hombre; mira tiernamente a la religiosa y emite un "pio, pio". La monjita se alarma y se dirige al hombre:

- Senor, despierte rapido; despierte. Mire usted que yo no
entiendo mucho de esto, pero me parece que ???se le rompio un huevo...!!!.

EL PECADOR  


Un tipo llega a la iglesia y de inmediato va a confesarse:

- Padre, necesito que me ayude, porque he pecado.

- ¿Que pecado has cometido hijo?

- Ayer en la playa, le toque las tetas a mi novia.

- Y dime hijo, ?se las tocaste por encima del traje de baño o
por debajo?

-Por encima, Padre.

- ¡¡Que huevon eres!! ¡Si el pecado es el mismo...!   

TEST  


- Doctor, doctor, tengo un problema: no se si soy homosexual y quiero saber si usted me puede hacer un test.

- Bueno, vamos a ver. El medico le agarra un testiculo y le
dice:
- Diga noventa y nueve.

- Noventa y nueve.

El medico le agarra el pene y le dice:

- Diga noventa y nueve.

- Noventa y nueve.

El medico le mete el dedo en el culo y le dice:

- Diga noventa y nueve.

- Uno... dos... tres... 
 

VIEJOS...  


Un anciano de 90 anos llega al medico para su chequeo de rutina. 

 

El doctor le pregunta:



- ?Como se siente?


- Nunca estuve mejor - le responde.- Mi novia tiene 18 años.

Ahora esta embarazada y vamos a tener un hijo.

El doctor se queda pensando por un momento y dice:

- Permitame contarle una historia: Un cazador que nunca se
perdia la temporada de caza, salio un dia tan apurado de su hogar, que se confundio, tomando el paraguas en vez del rifle. Cuando llego al bosque, se le aparecio un gran oso. El cazador levanto el paraguas, le apunto al oso y disparo.

- ?A que no sabe que paso?

- No se - responde el anciano.

- Pues, el oso cayo muerto frente a el - concluye el doctor.

- ¡Imposible!, - exclama el anciano; alguien mas debe haber
disparado.

- A ese punto es donde queria llegar, ¡¡¡¡Viejo Huevon!!!"