15 junio 2005

POR UNA JUBILACION SEGURA

Capítulo I: Controle su dinero
a. Diez comportamientos contraproducentes
b. Defina sus propósitos
c. Ideas para ahorrar
d. Cinco reglas de oro
e. Errores para evitar
f. Por una jubilación segura

Capítulo II: Controle su espacio
a. Ayudas para ahorrar espacio
b. Cómo organizar los archivadores

Capítulo III: Controle su tiempo
a. Diez pequeños logros
b. Priorice sus actividades
c. La rutina de cada mañana
d. Hágalo mejor
e. Reglas para una reunión de trabajo
f. Sea productivo por teléfono



Capítulo I.Controle su dinero

El dinero es un tema que pertenece al lado izquierdo del cerebro. Es decir, es algo cuantificable y numérico. No es como la belleza que es subjetiva; usted tiene o no tiene dinero. Muchos de nosotros, sin embargo, manejamos el dinero desde nuestro lado derecho del cerebro. Pensamos emocionalmente acerca de él, y puede llegar a provocar nuestras más nobles y básicas emociones. Intente disciplinar su mente e intente hablar sobre el tema del dinero de la manera mas precisa posible.

a. Diez comportamientos contraproducentes

A continuación ofrecemos una lista de 10 comportamientos contraproducentes que pueden poner en peligro su salud económica. ¿Hay alguno de ellos que usted se pueda aplicar? ¿Puede pensar en otros?

1. Ir de compras para vencer la depresión.

2. Comprar por catálogo o a través de los anuncios que venden productos en la televisión, porque está aburrido.

3. Pretender no entender nada de finanzas.

4. Negarse a ordenar y archivar los comprobantes y facturas de compras.

5. Comprar lotería u otras apuestas.

6. Perder el tiempo con otras actividades sin sentido.

7. Hacer donativos sin antes haber evaluado bien la causa a la que van destinados.

8. Pensar que los recursos del mundo son escasos y que usted no merece más de lo que tiene.

9. Ser impaciente e intentar hacerse rico rápidamente en vez de desear ir acumulando riqueza poco a poco.

10. No pretender que le compensen tal y como se merece.

b. Defina sus propósitos

El autor Napoleón Hill asegura que el 85% de todos los fracasos ocurre por culpa de no tener un propósito. Se tendrán más posibilidades de conseguir los objetivos económicos si no piensa en lo que se comprará con el dinero. Más bien se deben concentrar las energías en pensar cómo el dinero le ayudará a conseguir estos objetivos. En un estudio que se llevó a cabo en la universidad de Yale (USA) con sus alumnos a punto de licenciarse, se demostró que solo el 3% había escrito sus objetivos. Veinte años después, este 3% había conseguido más dinero que el conjunto del 97% restante. Así que pregúntese: ¿Cuáles son sus objetivos? ¿Qué relación tiene con su objetivo principal? Escriba los objetivos que pretende en cada uno de los siguientes aspectos:

1. desarrollo de su carrera.

2. estilo de vida.

3. familia.

4. filantropía.

5. vivienda.

6. viajes/vacaciones/ocio.

7. inversiones.

8. oportunidades de negocios.

9. jubilación.

10. bienes.

c. Ideas para ahorrar

A continuación presentamos unos consejos prácticos y concretos que le ayudarán a ahorrar una suma considerable. Recuerde que esto implica privarse de ciertos placeres, pero este sacrificio se verá recompensado.

1. Cancele la señal satélite o por cable y limítese a ver la televisión nacional. Qué tal un buen libro para reemplazar esas horas de televisión?

2. Venda el segundo automóvil o cámbielo por uno mas pequeño.

3. Coma en casa, cocine usted mismo en vez de comprar comida preparada y beba agua en vez de refrescos gaseosos.

4. Tome prestados libros de al biblioteca en vez de alquilar películas de video.

5. Pase las vacaciones en casa. Descubra y explore parques y lugares de esparcimiento en la ciudad donde vive y sus alrededores, sin necesidad de pagar hoteles.

6. Salga de la deuda de su tarjeta de crédito para reducir los cargos por intereses.

7. Considere el pluri-empleo o inicie algún pequeño negocio.

8. Cancele las suscripciones a revistas, libros o videos.

9. Sea autosuficiente de acuerdo a sus capacidades: Ya sea plantando su propio huerto, limpiando y cocinando usted mismo, fabricando sus propias prendas de vestir o haciendo las reparaciones de su casa.

10. Abandone algún hábito que le cueste dinero, especialmente si éste es algo autodestructivo como el fumar o tomar licor.

11. Piense cómo puede disminuir la cuenta se luz, gas y agua. Hable menos por teléfono y verá como se reducirán los pagos.

12. Haga sus compras de comestibles al por mayor y hágalos durar un periodo específico. No caiga en la tentación de abastecerse constantemente en los supermercados.

Una vez logre ahorrar su dinero, abra una cuenta de ahorro en un banco. Considere esta cuenta como su propio laboratorio de inversiones personales, investigando y comprando acciones o invirtiendo en fondos de inversión. No utilice el dinero de esa cuenta emitiendo cheques y no acepte que le envíen una tarjeta de crédito.

d. Cinco reglas de oro

Según George Clason, autor del libro titulado The Richest Man in Babilón, existen “5 leyes de oro” las cuales deben ser aplicadas a las finanzas de cada persona:

1. Antes de gastar un centavo de sus ingresos mensuales, aparte al menos el 10% como inversión para su futuro.

2. Busque fuentes rentables en las que pueda invertir su dinero ahorrado.

3. Sea prudente en sus inversiones y déjese asesorar por un experto.

4. No invierta en negocios u otros temas que no conozca.

5. No pretenda tener demasiadas ganancias porque esto le llevará a un riesgo excesivo.

Vale agregar que es importante que se lleve a casa las habilidades que aplica en el trabajo, haciéndose preguntas como: ¿qué hacer para mejorar el rendimiento en su casa?, ¿Cómo controlar los presupuestos? Intente utilizar el sistema de “libro abierto” con su familia. Asegúrese de que todos conozcan la contabilidad del hogar y sepan exactamente lo que cada uno puede hacer para mejorar las finanzas. Reúna a su familia una vez por semana para revisar la economía doméstica, y evaluar los presupuestos, así como los ahorros

e. Errores para evitar

La revista Money entrevistó a medio centenar de economistas, psicólogos, directores de inversiones y financieros para identificar ocho errores psicológicos que la gente suele cometer al mover su dinero:

1. Tenemos demasiado miedo a perder

2. No tenemos en cuenta los efectos de la inflación.

3. Nos vemos intimidados por aquellos que pretenden ser grandes expertos.

4. Tendemos a ser demasiado confiados sobre la base de una limitada información.

5. Oímos solo aquello que queremos oír.

6. Nos resistimos al cambio.

7. Mordemos más de lo que podemos masticar.

8. Valoramos más el “dinero fácil” que lo ganado trabajando duramente; por ejemplo, estando más dispuestos a gastar con tarjeta de crédito que en efectivo.

Y continuando con errores, esta es una lista de errores financieros que las mujeres cometen normalmente, según Shelby White y su libro What Every Women Should Know about Her Husband´s Money:

1. Poner el dinero de una herencia o propiedad en una cuenta conjunta.

2. Utilizar su dinero para pagar los gastos mientras que las inversiones de su marido no se tocan

3. No aconsejarse profesionalmente en su debido momento.

4. Abandonar el control de su dinero para demostrar confianza a su marido y para reforzarle suego.

5. Dejar que su marido guarde todos los documentos.

6. Tratar de contribuir por igual cuando en realidad ella no puede hacerlo como él.

7. Utilizar su propio dinero para colaborar en una compra conjunta mientras que los ingresos de sus maridos continúan intactos.

8. No guardar comprobantes o recibos, especialmente de las compras pagadas en efectivo.

9. Y el peor error de todos: pensar que hablar de dinero no es romántico y por tanto evitarlo.



Estas es una lista publicada en el periódico The Wall Street Journal sobre errores que cometen las personas que no son inteligentes en el manejo de su dinero.

1. No hacerse cargo del dinero y siendo intimidados y desconcertados por las finanzas.

2. Comprar valores con base en una llamada telefónica.

3. Invertir en lo que era una buena inversión el año anterior.

4. No seguir las inversiones realizadas y por tanto no estar preparado para actuar si éstas van por mal camino.

5. Comprar bonos después de haber detectado una tendencia a la subida de los tipos de interés.

6. Entender incorrectamente que las inversiones de renta fija tendrán siempre el mismo valor, sin considerar que las variaciones de tipo de interés provocan cambios el la valoración.

7. Confiar demasiado en la palabra “garantizado”.

8. Realizar inversiones en productos mediocres atendiendo estrictamente a razones de tipo fiscal.

9. Poner las inversiones a nombre de un titular inadecuado.

10. Descuidar los detalles finales; por ejemplo, creando una determinada estructura fiscal y luego no utilizarla correctamente.

f. Por una jubilación segura

Los inversionistas que han triunfado parecen tener tres cosas claras.

1. Han elaborado un tipo determinado de estrategia que les permite entrar y salir de una inversión.

2. Tienen un concepto del riesgo y un control del dinero gracias a los cuales protegen sus bienes
cuando las inversiones no funcionan como ellos esperaban.

3. Se conocen a sí mismos perfectamente, y por tanto han estructurado sus inversiones según su
propia situación, recursos y personalidad.

R. Theodore Benna, el hombre que inventó la cuenta de jubilación personal norteamericana, fue entrevistado por Bottom Line Personal para que explicara cuáles eran los secretos para una jubilación segura.

Los consejos que dio son estos:

No espere recibir demasiado de la Seguridad Social.

Piense que vivirá muchos más años de lo que usted cree; la media de la gente que se jubila actualmente vive unos 25 años más a partir de su jubilación.

Tenga en cuenta que continuará habiendo inflación.

Formule una estrategia realista de inversión y aspire a ganar por lo menos el 9% anual a largo plazo. Para conseguir esto, necesita que una parte importante de su cartera de inversiones sean acciones o fondos.

Intente resistirse a la jubilación anticipada, ya que de una parte se reduce lo que le pagan de pensión u de otra se extiende el número de años sobre los cuales deben ser repartida.

Antes de meterse en el negocio posterior a su jubilación, conozca a ciencia cierta si usted podrá afrontar las posibles perdidas de capital. Lo ideal sería que antes de jubilarse, este negocio ya estuviera funcionando y el peor de los riesgos hubiera desaparecido.

Subir



--------------------------------------------------------------------------------

Capìtulo II: Controle su espacio

La imagen que usted le da a sus espacios de trabajo son muy importantes ya que un espacio bien organizado aumenta la moral, promueve el respeto y la confianza, ahorra tiempo y energía y fomenta la propiedad. Incluso si usted está buscando empleo desde su casa, intente que el lugar donde trabaja sea como su “pequeña oficina”. Ya verá como así se sentirá más capacitado y profesional.

a. Ayudas para ahorrar espacio

A continuación ofrecemos una lista de comportamientos que pueden ayudarle a ahorrar espacio y a mantenerlo de la forma más eficaz:

1. sea decisivo. Nunca ponga un documento en la bandeja de los temas pendientes porque no sabe qué hacer con él.

2. cuando lea un documento, haga un esquema de los puntos más importantes y guarde solo este resumen en vez de subrayarlo y guardarlo todo.

3. confíe en su sistema de archivo. Así no tendrá que tenerlo todo encima de su mesa.

4. confíe en su agenda de trabajo. Así no tendrá que tener noticas encima de su mesa.

5. haga una distribución de su mesa y de su despacho. Intente mantener todas las cosas en su lugar asignado.

6. tenga una papelera a mano y vacíela a menudo.

7. no acumule cosas que no necesita.

8. utilice el computador.


b. Cómo organizar los archivadores

Según un estudio publicado en The Wall street Journal, las personas que trabajan en un despacho o en una oficina, emplean seis semanas al año buscando documentos u objetos extraviados. Organice todos sus archivos dividiéndolos en cuatro básicos:

archivador diario: debe contener carpetas numeradas del 1 al 31 y de enero a diciembre y debe
ser comprobada cada día.

archivador de trabajo: contienen material que normalmente se utiliza para realizar los proyectos
y deben estar colocados en los cajones de las mesa de trabajo o cerca de ella.

archivador de referencias: contiene las fuentes de consulta que no se utilizan a diario pero que
son convenientes para realizar un proyecto, por tanto tendría que estar colocado en un lugar de
fácil acceso.

archivador de archivos: contiene aquellos documentos que seguramente nunca más volverán
a necesitar pero que legalmente, sentimentalmente o por otros motivos, se tienen que guardar.
Estos pueden estar incluso fuera del despacho.

En su libro Organized to Be the Best! Susan Silver sugiere cinco pasos a seguir para organizar los archivadores:

1. Categorice todos los archivos existentes en activos o inactivos, y elimine archivos inactivos del sistema de archivo.

2. Escriba en un papel todas las categorías, subcategorías e información archivada, haciendo participar a todos aquellos que utilizarán el sistema.

3. Construya físicamente el sistema de archivo, utilizando archivos, etiquetas y material diverso.

4. Cree un índice de archivos principal y etiquete todos los cajones, y si lo cree conveniente, presente el sistema en una reunión de personal.

5. Mantenga el sistema siendo fiel a la manera de archivar preestablecida.

Subir



--------------------------------------------------------------------------------


Capítulo III: Controle su tiempo

Para que su tiempo sea aprovechado al máximo y por tanto productivo, es preciso contar con dos virtudes: la paciencia y la organización. La persona que quiere hacer todo de una vez y lograr resultados inmediatos, tendrá menos logros que aquella que se conoce así misma, organiza su agenda y espera resultados paulatinos.

Muchos workaholics (adictos al trabajo) no son muy eficientes a la hora de controlar su tiempo a pesar de las muchas horas que le dedican, y normalmente acaban “quemados”. He aquí diez preguntas que usted se puede hacer par ver si es un workaholic, lo cual implica dedicar todo su tiempo a asuntos urgentes pero no importantes:

v ¿compite por trabajar más horas que nadie?

v ¿le enorgullece ser mas productivo que los demás?

v ¿se lleva a menudo trabajo para hacer en casa?

v ¿se lleva trabajo para hacer durante las vacaciones?

v ¿arrastra cantidad de trabajo para hacer en casa y luego no lo hace porque esta demasiado cansado?

v ¿piensa usted melancólicamente en todo lo que le gustaría hacer pero que nunca podrá por culpa de su trabajo?

v ¿se siente usted ansioso cuando pasa el fin de semana y no ha hecho nada?

a. Diez pequeños logros

A continuación se exponen diez pequeños logros personales por los que usted puede luchar para aprovechar el tiempo mejor:

1. Escriba sus objetivos y póngalos en un lugar donde pueda verlos. Revíselos cada día.

2. Cada noche haga los planes para el día siguiente; al mediodía dedique unos minutos a evaluar su progreso.

3. Levántese media hora antes de lo habitual, para hacer un poco de ejercicio físico y meditar.

4. Poco a poco vaya cambiando el hábito de ver la televisión por el de leer libros.

5 Trate de reducir al 50% las llamadas telefónicas irrelevantes.

6. Camine un 50% más rápido.

7. Intente terminar todo su trabajo de la semana a tiempo para poder acabar el viernes un poco antes.

8. Pregúntese cada hora, si la actividad que está realizando es importante para alcanzar sus
objetivos primordiales.

9. Procure tener períodos sabáticos mientras trabaja, es decir, intervalos de cinco minutos para reflexionar.

10. Cada día, intente imaginarse que tiene obstáculos en su camino que le obligan a ir más despacio y a
tomarse las cosas con más calma.

Las cosas buenas ocurren a la gente que espera, pero estas son las cosas que ha dejado atrás la gente que va demasiado deprisa. ¿Está usted trabajando para que ocurran cosas, o por el contrario espera que las cosas ocurran por sí solas?

La dilación es el origen de muchos males y puede ser la causa de la frustración en su carrera, economía personal o felicidad individual. Robert Grudin en su libro Time and the Art of Living, destaca que la dilación roba tiempo al futuro para estar cómodo en el presente.



b. Priorice sus actividades

De acuerdo a Bob Young, de la compañía Time Design, cuando una persona dice estar desorganizada, generalmente quiere decir que no sabe por donde empezar. Por esto, aconseja seguir estas pautas a la hora de priorizar actividades:

v Escriba todo aquello que debe, debería o le gustaría hacer. Este ejercicio le llevará cierto tiempo puesto que la lista debe ser exhaustiva.

v Distinga entre trabajos importantes, tareas provisionales y cosas que le gustaría hacer si tuviera tiempo.

v Una vez identificados los trabajos importantes, establezca la siguiente acción a realizar.

v Todas las acciones posteriores inmediatas deberían estar clasificadas en: acciones que se deben hacer hoy o nunca y acciones restantes.

v Haga lo que sea urgente para hoy, y luego evalúe la lista de las acciones restantes y realice las que sean esenciales a largo plazo.



c. La rutina de cada mañana

Mike Walden, uno de los entrenadores más famosos del mundo del ciclismo, aconseja una rutina cada mañana antes de desayunar que consiste en:

1. Restregar su cuerpo entero, para que la sangre fluya.

2. Brincar en durante dos minutos.

3. Hacer varios minutos de estiramientos, incluidos los de girar el tronco, tocar los dedos de los pies, estiramientos de brazos y rodamientos de cuello

4. Hacer tres series de abdominales con 10 flexiones cada una.

5. Respirar profundamente cinco veces, inhalando lo más profundo posible y expirando vaciando totalmente los pulmones.

El disciplinarse a hacer estos ejercicios cada día le ayudará a levantarse por las mañanas y a estar más alerta para emplear mejor su tiempo.

d. Hágalo mejor

Según el libro Organization and Discipline, mientras mucha gente piensa que una organización disciplinada limita la espontaneidad, la realidad es todo lo contrario. El desarrollar un sistema eficaz de seguimiento de las ventas es esencial para ser una persona eficiente. Para hacerlo todavía mejor, haga las cosas más importantes a primera hora y siga los siguientes consejos:

v Cuando esté agotado, ocupe su tiempo en actividades administrativas y maximice el tiempo que tiene para trabajo real.

v Desee trabajar esa hora extra y obtendrá resultados impresionantes.

v Busque alguien en quien delegar el trabajo no productivo. Un estudio demuestra que el 47% de los mejores productores de la compañía Re/Max Realtors tiene secretarias.

v Analice su tiempo utilizando un diario para anotar sus actividades. El autor dice que se emplean poco más de dos horas diarias en actividades realmente productivas.

v Anote cuidadosamente todos los resultados u evalúelos.



e. Reglas para una reunión de trabajo

“!No podemos seguir con este tipo de reuniones!”. Cuantas veces hemos pensado así, sin embargo, seguimos con ellas. Para aprender a aprovechar mejor las reuniones, el libro “Meetings: Do´s, Don´ts and Donuts” de Sharon M. Lippincott, enumera unas reglas que le servirán para sus reuniones:

Llegar y empezar puntualmente.

“Estar” en la reunión.

Estar preparado.

Compartir la responsabilidad de seguir y hacer cumplir las reglas.

Ceñirse al horario preestablecido.

Escuchar respetuosamente y concienzudamente.

No interrumpir, no mantener conversaciones paralelas, no hacer llamadas telefónicas u otro tipo de interrupciones.

No ser observadores silenciosos.

No decir frases desalentadoras como: “ya lo habíamos intentado anteriormente”.

Intentar divertirse teniendo un humor apropiado a la situación.

Tomar decisiones importantes de común acuerdo.

Ser realistas a la hora de aceptar tareas a realizar.



f. Sea productivo por teléfono

Hoy en día, debido a las distancias, la tecnología permite realizar reuniones por teléfono. Para hacer estas conversaciones verdaderamente productivas, le damos algunas pautas:

1. Utilice un teléfono sin manos y así podrá ir tomando notas de lo conversado.

2. Tenga dos líneas de teléfono; la segunda con un número que casi nadie conozca. Conecte la primera línea a un contestador automático y utilice siempre la segunda para hacer sus llamadas. Así no hará esperar a los que le llaman.

3. Utilice un cable bien largo para poder moverse mientras habla.

4. Tenga teléfono móvil, así podrá realizar llamadas en momentos que de otra forma serían improductivos.