26 mayo 2005

LA VIEJITA SORDA

Un viejito se dio cuenta de que su esposa de muchos años se estaba quedando sorda. Llamó a su doctor y sacó un turno para que le hicieran un chequeo del oído.
El doctor le dijo que podría atenderla en dos semanas, y que mientras tanto el esposo podría hacerle una prueba sencilla e informal para poder darle al médico una idea de la magnitud del problema:
-Esto es lo que quiero que haga. Empiece como a 40 pies de distancia de ella y háblele en voz normal, a ver si lo oye. Si no, acérquese a 30 pies, 20 pies, y así sucesivamente hasta que le conteste.
Esa noche ella está en la cocina preparando la cena, y él está en la sala y piensa: "Estoy como a 40 pies de distancia. Deja ver qué pasa".
-Mi amor, ¿qué hay de cenar?
No hay respuesta. El se acerca como a 30 pies.
-Mi amor, ¿qué hay de cenar?
Nada. Va para el comedor, como a 20 pies.
-Mi amor, ¿qué hay de cenar?
Nada. En la puerta de la cocina, a 10 pies.
-Mi amor, ¿qué hay de cenar?
Todavía nada. Entonces se para detrás de ella.
-Mi amor, ¿qué hay de cenar?
Ella se da vuelta y le grita:
-¡¡¡¡¡Por quinta vez, carajo, POLLO!!!!!
 
Por Diana Pardo